ARTROSCOPIA

¿Qué es la artroscopia?

La artroscopia es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva que se utiliza para diagnosticar y tratar problemas en las articulaciones. Durante el procedimiento, el cirujano realiza una incisión muy pequeña e inserta una pequeña cámara, llamado artroscopio. Esto le permite ver el interior de la articulación en una pantalla. Luego el cirujano puede investigar el problema y, en caso necesario, corregir el problema utilizando pequeños instrumentos dentro del artroscopio.

La artroscopia de rodilla

La artroscopia puede diagnosticar diversos problemas de rodilla, como un menisco roto o una rótula mal alineada. También puede reparar los ligamentos de la articulación. Hay riesgos limitados en el procedimiento y el pronóstico es bueno para la mayoría de los pacientes. Su tiempo de recuperación y el pronóstico dependerán de la gravedad del problema de la rodilla y la complejidad del procedimiento requerido.

La cirugía artroscópica puede diagnosticar y tratar lesiones en la rodilla, incluyendo:

  • Desgarro en ligamento anterior o en los ligamentos cruzados posteriores
  • Desgarro del menisco
  • Rótula mal alineada
  • Pedazos de cartílago sueltos por desgarro en la articulación
  • Fracturas en los huesos de la rodilla
  • Bolsa sinovial inflamada

¿Cuáles son los riesgos asociados a una artroscopia de rodilla?

Existen riesgos asociados con cualquier tipo de cirugía, aunque son poco frecuentes. Toda cirugía tiene riesgos.
Los riesgos específicos de una artroscopia de rodilla son:

  • Sangrado dentro de la articulación de la rodilla
  • Formación de un coágulo de sangre en la pierna
  • Infección dentro de la articulación
  • Rigidez en la rodilla
  • Lesiones o daños en el cartílago, ligamentos, meniscos, los vasos sanguíneos o los nervios de la rodilla

La recuperación después de una artroscopia de rodilla

Esta cirugía es minimamente invasiva. En la mayoría de los casos el procedimiento sólo dura una o dos horas y es muy probable que se vaya a casa el mismo día para la recuperación. Es recomendable usar los primeras días una bolsa de hielo en la rodilla. El frío ayudará a reducir la inflamación y minimizar el dolor.

En casa trate de mantener la pierna elevada y poner hielo en la rodilla durante un día o dos para reducir la hinchazón y el dolor. Usted también necesitará cambiar el apósito. Su médico o cirujano le dirá cuándo hacer estas cosas y durante cuánto tiempo. También será necesaria ver a su traumatólogo para una cita de seguimiento a los pocos días del procedimiento.

Su traumatólogo le recomendará una tabla de ejercicios a seguir en casa para ayudar a su rodilla en su recuperación, o le recomendará un fisioterapeuta para ver hasta que sea capaz de utilizar la rodilla normalmente. Los ejercicios son necesarios para ayudar a restaurar su rango completo de movimiento y fortalecer los músculos. Con el cuidado adecuado, su perspectiva de recuperación después de este procedimiento es excelente.

  • Teléfono:
    +34 649 555 320

  • Avenida Murrieta nº 70
    48980 Santurtzi - Bizkaia

Dr. Guerrero

El traumatólogo de Santurce - Bilbao, Dr. José Antonio Guerrero Molina es Jefe Unidad de Rodilla del Hospital de Cruces y especialista en patologías de rodilla, hombro y Lesiones deportivas.

Redes sociales
© Copyright 2015 - Dr. José Antonio Guerrero Molina